Lanzamiento de la base de datos nacional de acuerdos reparatorios.

Lanzamiento de la base de datos nacional de acuerdos reparatorios.

El viernes 11 de agosto de 2017 fue un día histórico para los mecanismos alternativos de solución de controversias: el lanzamiento de la base de datos nacional del artículo 43 de la Ley Nacional respectiva.

El evento, celebrado en instalaciones de la Secretaría de Gobernación, fue presidido por autoridades del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Procuraduría General de la República, Poder Judicial de la Federación, la CONATRIB y representación de los Órganos Especializados de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias en Materia Penal. En el evento estuvo, además, la Directora General de IIDEJURE como representante de la sociedad civil e integrante de la Red Nacional de Organizaciones Civiles en Favor de los Juicios Orales y el Debido Proceso.

A continuación, un resumen del discurso de nuestra Directora, Violeta Maltos:

“El día de hoy es histórico y de celebración para quienes estamos inmersos en el trabajo de los mecanismos alternativos de solución de controversias: el lanzamiento de la base de datos nacional para acuerdos reparatorios. Esta disposición se colocó en la Ley Nacional desde que comenzó su redacción en agosto de 2013. Había varias voces que se referían a esta base como “utópica", en un país con casi 120 millones de habitantes y, además, con un sistema federal, lo que hacía todavía más complicado que pudiera contarse con una base única, accesible para todos los Órganos Especializados de Mecanismos Alternativos.

Los lineamientos para base de datos nacional fueron redactados en primer borrador desde noviembre de 2015, por un grupo compuesto por representantes de Órganos Especializados tanto de Procuradurías como de Tribunales, así como especialistas de la sociedad civil, pero no se aprobaron ni hubo avance alguno. Apenas en meses anteriores se retomó el tema y con tal seriedad que en este momento los aquí presentes asistimos a la entrega de constancias de representantes de cada Órgano Especializado del país, que han tomado la capacitación inicial para la operación de esta base de datos nacional.

La base nos permitirá no solamente tener información fidedigna de cada persona que pretenda celebrar un acuerdo reparatorio respecto de si ha celebrado (y cumplido e incumplido) algún otro anteriormente, evitando que esto se convierta en una puerta giratoria (aunque algunos políticos sin ninguna base o sustento ya han tachado a esta figura de serlo), también nos permitirá generar información estadística sobre el servicio que prestan en la materia penal todos los Órganos Especializados de Mecanismos Alternativos del país y tomar decisiones con base en evidencia empírica y no en meros discursos o apreciaciones individuales.

El día de hoy nos permite vislumbrar que se empieza a tomar conciencia sobre la trascendencia de los mecanismos alternativos y las soluciones alternas, así como los fines e importancia sistémica de estas figuras. Hemos simulado mucho, es verdad, no se ha tomado con suficiente seriedad que la capacitación en estos temas es muy especializada y requiere ciertos perfiles de docentes, sin embargo, se vislumbra ya que los resultados nos han ayudado a ponernos serios, por fin.

Durante más de doce años he escuchado en foros, leído en artículos y en diversos medios que “los mecanismos alternativos son muy importantes", pero no he visto materializada dichas declaraciones de “importancia" en acciones por parte de las instituciones públicas o, al menos, no de manera coordinada, sino aislada y temporal. He sido muy crítica de las instituciones que están representadas en este presidium que hoy tengo el honor de integrar y debo reconocer, con enorme felicidad, que he visto en estos meses a cada una de ellas pensar en estrategias (y solicitar ayuda de la sociedad civil para estos efectos) para fortalecer el uso de mecanismos alternativos, así como tomarse con seriedad la labor de reforzar la capacitación. Además, no solamente estoy presenciando gran respeto y apertura a la participación y aportes de la sociedad civil, sino una coordinación por parte de estas instituciones que, espero, dure todo el tiempo que sea posible.

Queda mucho por hacer, sin duda, pero hoy celebremos un logro (enorme) para la consolidación de los mecanismos alternativos de solución de controversias y, con ello, de una parte fundamental de la reforma al sistema de justicia penal. Buenas tardes para todas y todos".

About the Author